Aloha Mundo

Aloha World

Hoy me han llamado de la fabulosa Gestión Académica de la Facultad de Comunicación para informarme que mi expediente está cerrado y que puedo solicitar el título de periodista. Soy periodista. Pero ¿lo era ya antes?

Algunos dicen que desde pequeñitos querían verse en la televisión presentando las noticias, otros, un poco mayores se veían escribiendo en las mejores cabeceras nacionales. Yo, entré en la carrera un poco por casualidad. Me gustaba y me gusta escribir, quería viajar y me gustaba saber lo que estaba pasando en el mundo y contárselo a los demás. Tras pensar que podría seguir estudiando idiomas a parte de la carrera, traducción quedaría descartada. Una pena, me tuve que ir a California para conocer a la traductora más molona que va a salir de la Autónoma.

En la universidad he tenido muchas decepciones. Por suerte, más burocráticas que académicas. En lo personal, no ha ido mal la cosa y en lo profesional… eso lo dejamos para luego. En mi último año tuve la oportunidad de cursar las asignaturas que me faltaban en Santa Barbara en California y de eso, se cumple mañana un año. Cogía el avión tan pronto por la mañana que cuando salí de mi casa con dos maletas bien cargadas era todavía de noche. De hecho cuando me despedí de mis padres y de mi tía en el aeropuerto seguramente seguía siendo de noche. Una vez en California muchos ya sabéis con lo que nos encontramos y con lo que nos costó encontrar casa. De todas maneras, no me arrepiento ni un segundo, si hubiese sido diferente ahora no podría contaros que tengo una familia americana que se apellida Silverstein. Me podría entretener explicando mil cosas, pero para eso tenéis el resto del blog.

El caso es que ya he pedido un papel muy caro que pone que soy periodista. Y todavía no sé dónde empezó esta aventura. De lo que me acuerdo es de un verano en S’agaró (¿Dónde si no?). Mi tía me dijo que con lo que me gustaba saber qué pasaba debería ser periodista. Siendo todavía una niña, cogí el AS que había comprado mi tío y me aprendí una noticia que daban sobre Camacho. Me puse detrás de la mesa y se la expliqué como si estuviese dando las noticias. Yo creo que ahí todavía no lo tenía del todo claro, pero sí, me gustaba.

Tengo claro que donde más he aprendido del periodismo no es en una facultad donde no funciona el wifi, donde hay más papeleo que libros y donde los periódicos sirven para tapar goteras. A mí me enseñaron a ser periodista en la plaza Josep Pla de Girona. Aprendí, disfruté y crecí. De eso también hace un año. ¿Y ahora qué? La pregunta más difícil a la que nos enfrentamos la mayoría de los que salimos de esa facultad. Pues ahora a buscar, buscar, buscar y no cansarnos nunca de intentarlo. Periodista se puede ser sin el papel en el que lo pone y sin el trabajo que le de validez, pero no sin las ganas. De momento, no tengo ni el primero, ni el segundo pero de lo tercero no puedo tener más. Y si no, my dears, siempre nos quedarán quilómetros que recorrer.

Con esta entrada, en la que, por supuesto, hablo de California, inauguro una nueva categoría del blog: Aloha World. Espero, sobretodo, no aburriros.

Anuncios

2 comentarios en “Aloha Mundo

  1. Enorabuena, estoy muy orgullosa de ti, vas a llegar muy lejos, gracias por abrirnos ventanas para poder ver mundo a traves tuyo, con tus comentarios, explicaciones, fotos y alguna bonita cancion, adelante no te pares, estare pendiente de ti, besitos . . .

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s